ENVÍO GRATUITO A PARTIR DE 50€ sin IVA – ENTREGA EN 24h (días laborables)

0 elementos

En nuestra sección de libros podéis encontrar “Manual de veterinaria natural”, del que es coautora la veterinaria integrativa Montserrat Peinado. Es un libro que resume de forma sencilla por qué es importante que nuestros animales se alimenten de forma natural y cuiden su salud con terapias naturales como la fitoterapia, la acupuntura o las flores de Bach.
Hemos tenido la suerte de charlar con Montserrat Peinado y nos ha contado, entre otras muchas cosas, que siempre ha sido partidaria de tener en cuenta el aspecto emocional en la salud veterinaria. Hace ya años vio claramente cómo el desequilibrio emocional iba acompañado de enfermedad física y eso le impulsó a formarse también en Etología, Acupuntura, Flores de Bach, Homeopatía, etc. A continuación tenéis un resumen de la enriquecedora entrevista que hemos mantenido con ella:

Nos gusta preguntar a cada profesional veterinario con quien colaboramos cómo entiende la medicina veterinaria integrativa y cómo son sus consultas. ¿Cómo lo explicarías en tu caso?

Para mí es una forma de entender la salud que pone el foco en una visión general del animal. No se enfoca en un aparato o en un órgano, o en un síntoma, sino que entiende que un ser vivo es un conjunto inseparable de órganos, fluidos, emociones y experiencias. Es más, se incluye en un sistema en el que vive, que es la familia. Tenemos en cuenta absolutamente todo. Así, aunque un animal venga por un problema locomotor, por ejemplo, por artrosis, se valora y trata de entender que cualquier otro aspecto de su estilo de vida, alimentación y conducta están directamente conectados con ese problema. Es inseparable.

Por todo ello, una consulta con un veterinario/a integrativo u holístico se diferencia de una convencional en que, por ejemplo, si tenemos un problema con un animal que sufre cojera, un traumatólogo va a hacer exploración de esa pata, va a hacer una radiografía y establecer un tratamiento exclusivamente para ese síntoma y enfermedad.

En mi caso, mi enfoque es integrativo y me gusta mucho basarme en la MTC (Medicina Tradicional China). Y siguiendo con el mismo ejemplo, tengo en cuenta que la artrosis está muy conectada con la energía del riñón, la cual tiene que ver con la energía vital, con los aspectos sexuales y reproductivos. Por eso, vamos a poner atención en si el animal está o no castrado, y valoraremos si tiene miedos o ha sufrido traumas, ya que estos se relacionan mucho con la energía del riñón. De esta forma, el animal recibirá un tratamiento que va a trabajar todos los aspectos emocionales relacionados con el riñón.

Este enfoque, además, tiene una función tremendamente preventiva porque, aunque este animal presenta una sintomatología del aparato locomotor, la tendencia será a desarrollar un problema renal que aún no está dando la cara. Por lo tanto, empezaremos también a trabajar con homeopatía, fitoterapia, alimentación, etc. en la prevención del desarrollo de la enfermedad renal.

Has mencionado la prevención, ¿qué consejos básicos darías en este sentido para preservar la salud de perros y gatos?

Prevenir es super importante, es la forma de conservar ese tesoro que es la salud. Cuando vivimos con un animal que está sano, es primordial que sepamos cómo mantener su salud.

El primer consejo básico para ello sería cuidar su alimentación. Debemos salir del estereotipo que se ha generado y del que hemos sido víctimas, los primeros los veterinarios en la Facultades, que recomienda única y exclusivamente dietas comerciales de pienso seco, algo nada saludable. Este tipo de alimentación supone un 30 o 40% del origen de la mayoría de enfermedades que estamos viendo en animales jóvenes.

Otro aspecto fundamental a tener en cuenta sería el de las alergias e intolerancias alimentarias, también causado por una alimentación nada natural y a lo que dedico un capítulo específico en mi libro. Es evidente que nuestros animales no tienen un sistema digestivo, empezando por la boca y los dientes, diseñado para masticar esas pequeñas bolas de pienso duro, extrusionado y antinatural. El pienso genera problemas de riñón y cálculos urinarios, hay muchas publicaciones que lo demuestran. Cuando un alimento es tan seco, el estómago tiene que hacer un esfuerzo tremendo para hidratar ese alimento. En ese momento se produce una leve deshidratación o una concentración mayor de sangre y eso conlleva también a que en el riñón se estén concentrando muchas más sales minerales, etc. Esto lleva a que el animal pueda tener propensión a generar cristales, esos cristales se convierten en arenilla y esas arenillas en cálculos urinarios.

Respecto a la salud dental, me gustaría destacar que se dan muchos casos debido a una mala alimentación. Hemos dejado de proporcionar nuestros perros huesos reales. Lo mejor para eliminar el sarro es un hueso real, congelado y bajo supervisión humana.

Y si hablamos de problemas articulares, también existe una relación con la alimentación a base de piensos secos. Además, se suele generar un problema de sobrepeso, ya que estamos “cebando” a nuestros perros y gatos, que son carnívoros. Aunque el perro ahora sea un omnívoro adaptado, en su origen era un carnívoro, no tan estricto como el gato, pero, en cualquier caso, si a un carnívoro lo alimentamos con cereales, vamos a tener problemas de sobrepeso y una predisposición a sufrir problemas articulares de forma muy temprana.

El sobrepeso que sufren muchos animales también viene causado por la vida sedentaria y el estrés y ansiedad que sufren porque hay muchas familias que se han comprometido a tener un animal en casa, pero después no pueden atenderle debidamente. En el caso de los perros, por ejemplo, no están sacándoles lo suficiente de paseo. Y hacer ejercicio es vital para tener una musculatura sana fuerte y que proteja a las articulaciones. En este sentido, la mayoría de los casos de animales con problemas articulares presentan sobrepeso, debilidad, atrofia muscular y una laxitud en las articulaciones que no están protegidas, ya que una de las funciones principales de la musculatura es proteger las articulaciones.

El CBD (Cannabidiol) está mostrando su potencial en diversas dolencias, especialmente para aliviar el dolor de problemas articulares sin producir efectos secundarios, ¿qué opinas? ¿Lo empleas en tus tratamientos?

Estoy muy a favor del CBD. Me gusta mucho cómo controla el dolor y la inflamación, y lo empleo, sobre todo, para la gran mayoría de los casos de dolor crónico articular. También se puede utilizar en otro tipo de dolores que son muy intensos como los dolores por otitis y problemas dentales.

Otra planta estrella es la Artemisia annua. En el herbolario cada vez nos la solicitan más porque muchos veterinarios la usan para reducir o incluso eliminar medicamentos en el tratamiento de la Leishmaniosis, ¿tienes experiencia con ella?

Es un tratamiento fantástico para la Leishmaniosis. Hace ya bastantes años que la utilizo. He tenido incluso casos en los que los tratamientos convencionales no estaban haciendo ningún efecto, el animal incluso empeoraba y la leishmaniosis avanzaba. Por ese motivo, se termina buscando un veterinario holístico.

Los resultados con la artemisia annua fueron muy buenos y los animales mejoraron, dejando a un lado los medicamentos convencionales que todos conocemos para esta enfermedad. Hay muchos casos en los que la mejoría fue evidente, pero por citar uno, destacaría el del perrito Slunfy. Había sido tratado con Glucantime, Zyloric y Milteforan, y no mejoraba. Además, tenía mucha anemia y debilidad, lo que le afectaba al bazo. La artemisia annua cambió radicalmente la evolución de la enfermedad.

En tu libro “Manual de veterinaria natural” citas terapias naturales como la fitoterapia. En concreto, ¿qué remedios herbales recomendarías tener en un botiquín natural en casa?

Efectivamente, en el libro tengo una pequeña tabla donde hay algunos remedios que son los que recomiendo tener y un capítulo entero dedicado a la fitoterapia. Por ejemplo, la manzanilla es una planta que todo el mundo conoce para el aparato digestivo en las personas, pero también la podemos utilizar para los animales tanto en infusión para el estómago como un desinfectante en problemas de piel, oídos u ojos.

El tomillo, por su parte, se puede utilizar como desinfectante y calmante para dolor oído, dientes y encías.

La valeriana, pasiflora y lavanda son beneficiosas en animales que son nerviosos. También se puede hacer un aceite calmante mezclando aceites esenciales de estas plantas con aceite de almendras.

Para heridas e irritaciones de piel, me gusta mucho la caléndula, el aceite de coco lo utilizo para hidratar el pelaje y el aceite de rosa de mosqueta lo uso cuando hay algún problema de irritación o para cicatrizar. Otro producto muy útil es el aceite de argán, para nutrir piel y pelo.

En ese botiquín natural casero incluiría arcilla blanca y verde. Son fantásticas tanto a nivel tópico para hacer emplastes porque ayudan en irritaciones, eccemas, heridas o fístulas como, por ejemplo, cuando un perro se clava una espiga y la patita está inflamada, como vía oral, por ejemplo, en caso de diarreas.

El aceite del árbol de té lo uso como antiparasitario externo, pero solo en perros, ya que no se puede utilizar en gatos.

¿Cómo han vivido nuestros animales la pandemia?

En primer lugar me gustaría destacar que para mí, la visión holística me hizo descubrir la importancia de mantener a un animal sano emocionalmente. Cuando hay un equilibrio emocional y el animal está en paz, cuando las consignas que recibe en casa son coherentes y se siente comprendido porque en casa hay un ambiente de armonía, eso redunda en una salud integral.

Durante la pandemia he visto animales que han estado peor, mientras que otros han estado mejor. En cualquier caso, la pandemia ha causado estragos en los humanos, se han producido más divorcios, etc. Todo ello ha impactado mucho en los animales. Se han empapado de nuestros miedos, tensiones y situaciones dramáticas, de las muertes de seres queridos, etc. Son esponjas que absorben las emociones de sus humanos y las pueden expresar a través de enfermedades que pueden ser ya somáticas.

En este sentido, aunque al comienzo se produce una reacción emocional, esta suele pasar desapercibida para las familias, que vienen a consulta cuando el animal ya ha somatizado esa situación mental o emocional en una enfermedad orgánica funcional.

Por otro lado, hay que reconocer el apoyo emocional que brindan los animales de forma incondicional y que, una vez más, ha quedado patente durante la pandemia. Eran la excusa para que mucha gente pudiera salir de casa. Me extendería mucho explicando las múltiples maneras en que los perros o gatos han ayudado a los humanos a llevar mejor la situación de pandemia.

¿Qué terapias empleas o recomiendas para ayudar en casos de problemas emocionales como: fobias, estrés, traumas…?

Me gusta hacer una integración de terapias. Me encantan las flores de Bach, pero no solo ese sistema, sino también las de California, las australianas y las mediterráneas. Para mí la estrella sería es el Rescue Remedy de las flores de Bach y aconsejo tener siempre un botecito en casa como botiquín, ya que en cualquier momento puede suceder algo y en ese momento puede empezar a tratarse.

También empleo la zoofarmacognosis y plantas como la valerianala pasiflora y la lavanda para relajar y calmar. Por otra parte, me gusta mucho trabajar a nivel emocional con juegos de olfateo y también recomiendo un mayor número de paseos al día.

Es muy importante trabajar en una mayor conexión con el animal para lo que recomiendo la comunicación animal. En esto último, prefiero recomendar a colaboradores en lo que confío y que a través de la comunicación tratan de saber lo que está pasando, el por qué de su extraña conducta, etc. De esta forma, se puede saber si el animal se sentía incomprendido y necesitaba un cambio o alguna modificación de conducta por parte de la familia.

¿Quieres compartir algún caso concreto que haya mejorado con terapias naturales?

Podría compartir muchísimos casos, muchos de animales desahuciados. Es lo más triste, se recurre a veterinarios con nuestro perfil cuando el animal ya no tiene ninguna esperanza. Sin embargo, también es un orgullo poder demostrar que se pueden hacer tantas cosas y que, por ejemplo, animales tetrapléjicos que no tenían ninguna esperanza, se han recuperado. Ahora mismo estoy trabajando con Maggie, una perrita Cocker de 11 años, que estaba desahuciada por una enfermedad degenerativa neurológica. Su pronóstico era reservado grave. Estaba tetraplejia flácida, como una muñeca de trapo, casi no podía mantener la cabeza y le costaba trabajo deglutir. Gracias a un enfoque de medicina integrativa, añadiendo al trabajo del neurólogo, fitoterapia, acupuntura, esencias florales y pautas conductuales, tras un mes de tratamiento, Maggie ha sido capaz de ponerse de pie, y en un mes y medio, ha logrado volver a caminar.

Otros casos muy destacados son los de epilepsia. Hay animales en los que con solo cambiar la alimentación, se ha producido una mejoría en una epilepsia idiopática. Este tipo de epilepsias son la mayoría y no tienen solución. Simplemente van a peor con los medicamentos y se termina practicando la eutanasia al animal.

El más impactante fue el caso de un gato con epilepsia durante tres años que presenté en un congreso Internacional de MTC porque se curó desde la primera sesión de acupuntura. Era un gato que sufría de 8 a 10 crisis diarias de epilepsia. Lo habían visto neurólogos, especialistas felinos y muchos veterinarios, y cuando vino a la clínica le hice una sesión de acupuntura y desde esa primera sesión no volvió a tener nunca más una crisis de epilepsia. ¡Así de increíble es la efectividad de las terapias naturales!

*Podéis contactar con Montserrat Peinado aquí.