Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
0
0,00

Blog Animal Eco

El blog de tu herbolario para animales

“Cuántas más herramientas tengamos: fitoterapia, acupuntura, nutriterapia… más fácil resultará controlar la enfermedad con menos tratamiento médico”, Kriss Álvarez, Mevetin

Comenzamos 2024 con una entrevista a otra veterinaria integrativa, Kriss Álvarez (Mevetin). Nos encanta comprobar cómo se extiende el enfoque de la medicina veterinaria integrativa, que tiene en cuenta el bienestar físico y emocional de los animales, empleando terapias naturales y/o tratamientos alopáticos, según el caso.

Kriss Álvarez ofrece consulta de veterinaria online y también a domicilio en la comunidad de Asturias. Nos gusta mucho que incida en la prevención, que apoye la nutrición natural, y que tenga conocimientos de etología, terapia floral y acupuntura. En la siguiente entrevista podréis conocerla más.

¿Qué te llevó a ampliar tu formación universitaria en veterinaria con diferentes terapias naturales?

La acupuntura siempre fue una terapia que me llamó mucho la atención. Empecé la formación en acupuntura y en nutrición natural al mismo tiempo buscando herramientas que me permitieran ir más allá que lo que la medicina alopática me había ofrecido hasta entonces. Era muy frustrante llegar a un punto el que con medicamentos no conseguíamos mejorar la salud de los animales. Conocí las flores de Bach poco después de empezar la diplomatura en acupuntura.

Prestas tus servicios a domicilio en Asturias y también ofreces consulta online, todo ello con un enfoque orientado a dar un servicio realmente individualizado, nos cuentas un poco más…

Ejerzo con un servicio a domicilio sobre todo en Asturias y recientemente empecé también en la zona de León. Ofrezco servicios veterinarios generales en los cuales siempre saco a relucir mi enfoque integrativo. También hay gente que me solicita, en concreto, por ser veterinaria integrativa, para sesiones de acupuntura, asesoramiento en cuanto a medicina preventiva como desparasitaciones y vacunaciones personalizadas mediante coprológicos y test de anticuerpos.

La diferencia entre la consulta integrativa y la convencional está en las herramientas de las cuales dispone el profesional para tratar una dolencia en concreto.

Concedes una gran importancia al bienestar emocional de los animales y tienes conocimientos de etología, ¿cómo integras esto en la consulta?

Es bien sabido que las emociones están conectadas con la salud de animales y personas. Muchos sentimientos reprimidos somatizan en forma de diferentes dolencias y en lugar de atacar la causa, el problema emocional, se suele tratar el síntoma. Así, se sigue somatizando continuamente, definiendo la dolencia como algo crónico. Es por ello por lo que me formé en terapia floral, para apoyar las consultas de etología sin tener que recurrir a psicofármacos, aunque a veces es necesario como ayuda a la terapia.

En este sentido, desde nuestra experiencia de casi una década en Herbolario para animales, muchos de los problemas emocionales y de salud de perros y gatos están influidos por problemas emocionales humanos como el estrés, el miedo, etc. ¿Qué opinas tú?

Prácticamente en todas las consultas, acudan por lo que acudan, por ejemplo, problema de salud, vacunaciones, etc. tanteo el tema emocional. Todos pueden presentar cierto desequilibrio a nivel emocional por la íntima convivencia con sus tutores, que hace que acaben compartiendo no sólo hogar, sino también espectro emocional. Y es muy importante saber gestionarlo tanto ellos como nosotros. Muchos problemas de conducta en nuestros animales son reflejo de nuestras alteraciones emocionales.

¿Cuáles son los problemas emocionales más frecuentes con los que te encuentras en consulta?

Es muy frecuente, más de lo que podáis pensar, la ansiedad por separación. Sin embargo, la actitud del tutor hacia el animal suele ser: “No le puedo dejar solo porque lo pasa fatal…” cuando quien lo pasa peor pensando lo mal que lo está pasando es la propia persona. Es la transmisión de nuestros miedos como, por ejemplo, personas que tienen miedo a otros perros y no dejan socializar a su propio perro porque “tiene muchísimo miedo de los perros, me pide que lo coja en brazo…”. Si nuestro perro nos ve con miedo, preocupados, frustrados, ansiosos… automáticamente él se mostrará con miedo, preocupado, frustrado, ansioso… Es algo que suele costar solucionar porque en primer lugar debe cambiar la conducta del tutor en esas circunstancias para pasar a ser la base de seguridad que necesita el animal. En segundo lugar, el tipo de vínculo afectivo entre animal-tutor también debe cambiar, lo que llevará más o menos tiempo en función de lo deteriorado que esté dicho vínculo.

Estamos totalmente de acuerdo en que la dieta BARF es la más idónea para perros y gatos, pero muchas personas encuentran complicada llevarla a cabo a diario por falta de tiempo, complejidad, etc. Y si hablamos de gatos que han estado comiendo pienso durante años, es casi misión imposible… ¿Qué consejos das a los tutores de los animales a la otra de realizar una transición adecuada a la BARF?

Lo primero de todo y más importante es tener paciencia. Y a veces incluso no tener expectativas, tener la mente abierta y dejarse asesorar por el profesional. A veces me consultan para iniciarse en dieta BARF y el animal no responde bien a la dieta cruda, sin embargo, la opción cocinada le va de lujo. Hay que personalizar la dieta a cada animal y asegurarse de tener un sistema digestivo lo más saludable y estable para adaptarse al cambio de dieta, ya que si no, aunque el cambio sea a mejor, puede alterar mucho al animal. Contamos con ayudas de probióticos, fitoterapia, micoterapia, etc. que pueden ser muy beneficiosos durante o incluso antes de la transición.

En lo que respecta en concreto a la Fitoterapia, desde tu experiencia, ¿crees que es posible en muchos casos, sobre todo enfermedades crónicas como la epilepsia, el Cushing, la insuficiencia renal, la disfunción cognitiva, la osteoartrosis o el IBD optar por la fitoterapia y reducir o incluso eliminar la medicación alopática para evitar los efectos secundarios que suele producir a la larga?

Primero hay que individualizar cada caso, porque no todos los animales responden igual a una enfermedad ni a un tratamiento médico. Y segundo, cuántas más herramientas tengamos a disposición: fitoterapia, acupuntura, nutriterapia, etc. más fácil resultará controlar la enfermedad con menos tratamiento médico.

¿Podrías destacar brevemente algún caso en el que un tratamiento integrativo haya dado resultados especialmente buenos?

Logré aumentar la esperanza de vida en 9 meses de un labrador de 14 años con renal terminal y artrosis muy avanzada, gracias a la acupuntura y nutriterapia, sin antiinflamatorios sintéticos ni hospitalizaciones. Todo con sesiones ambulantes en su propia casa.

Otro paciente que respondió muy bien al cambio a una dieta natural fue el de un perro con gastritis ulcerativa severa crónica. Este perro desde que fue adoptado siempre tuvo problemas estomacales y en el último año empeoró mucho, razón por la cual me contactaron.

Nos gustaría conocer tu opinión/experiencia sobre algunos de los productos que más nos solicitan en nuestro herbolario para animales:

CBD : muy bueno tanto para casos que cursen con dolor, como para cualquier alteración del comportamiento (miedo, ansiedad…).

Cúrcuma: potente antiinflamatorio y anticancerígeno, pero hay que saber bien elegirla y usarla.

Micoterapia: es un tema que me apasiona y que me encantaría poder estudiar más a fondo.

Boswelia  (perros / gatos): la busco siempre en todo suplemento para la salud articular.

Triptófano: no basta con suplementar el organismo de este aminoácido, sino que también hay que procurar que sea capaz de hacer uso eficiente de él. Se necesita un buen estado de la microbiota intestinal.

Artemisia Annua: Asturias no es zona endémica en leishmania, pero tengo compañeras que hablan maravillas de ella para controlar la enfermedad sin recurrir a fármacos.

¿Podrías compartir unos pocos consejos para cuidar de un perro o gato?

Antes de incorporar a un animal al hogar, hay que informarse sobre las necesidades básicas que va a requerir, que serán diferentes según la especie, e incluso dentro de una misma especie, según la raza, para poder elegir el/la compañer@ que mejor se adaptará a nuestra familia y modo de vida.

Lo básico será una buena alimentación y atención veterinaria para prevenir enfermedades o tratarlas si ya están instauradas. Pero no hay que olvidar que, bien sea un perro o un gato, va a necesitar que le dediquemos tiempo en forma de paseos, juegos, caricias, etc. Esto es fundamental para crear un buen vínculo afectivo, algo importantísimo en la convivencia. Respecto a los gatos, no porque no se saque a pasear un gato, no va a requerir menos atención. Y todos estos cuidados básicos irán cambiando según sea la edad y el estado fisiológico del animal. Si conseguimos criar un cachorro sano, tanto física como mentalmente, obtendremos un animal adulto sano y equilibrado.

*Si queréis contactar con Kriss Álvarez, podéis hacerlo en su web Mevetin.

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Telegram
Email
Otros artículos que te pueden interesar
mayo 6, 2024
¿Alguna vez has visto a tu perro o gato comiendo hierba en el jardín o durante un paseo? Este comportamiento, aunque a veces nos desconcierta,...
abril 20, 2024
Judith González es la veterinaria detrás de Namasvet. Está especializada en Medicina Felina y la conocimos por su perfil en Instagram. Nos encanta, no solo...