¿Tienes alguna consulta? Horario: lunes a viernes de 11 a 19h informacion@herbolariosoldeinvierno.es

Un cachorro de perro o gato en casa es una emoción casi indescriptible, pero también implica muchas dosis de energía y paciencia. Es un bebé de otra especie. Es cierto que crece mucho más rápido que una cría humana, pero es una cría, al fin y al cabo, y como tal debemos tratarla 😊

En nuestro caso, adoptamos a nuestra perra Coqui con 7 meses y no tuvimos que pasar por la fase de: “Me lo muerdo todo” y ¿”Ah, ¿en casa no se puede hacer ni pipí ni caca?”. Sin embargo, si recordamos cómo se comportaba, a nivel emocional, ahora es otra perrita.

Aunque cada animal es un mundo, es importante conocer las características más destacadas de cada fase de crecimiento. En especial, el periodo de cachorro es decisivo para que un animal sea un adulto equilibrado y feliz.

Por eso, os resumimos a continuación algunas recomendaciones:

  1. Respeta la “la licencia del cachorro”. Como explican en este artículo, se trata de un periodo en el que los perros adultos permiten al cachorro hacer casi cualquier cosa sin corregirle. Es muy importante dejarle esa libertad para que de mayor sea un animal equilibrado y feliz. En el caso de los gatitos, el periodo que va hasta las siete semanas de vida, sobre todo, es crucial para que se acostumbren a relacionarse con humanos y otras especies como perros. También aprenden mucho de sus madres y de sus congéneres a través del juego social hasta las 14 semanas.

  2. Acostúmbrale a una dieta natural lo antes posible. Como hay multitud de artículos sobre la dieta BARF o cocinada, no nos vamos a extender en los beneficios que tiene frente a los piensos. Solo destacamos que, aparte de que la mayoría de los piensos contiene aditivos artificiales y cereales, son comida “muerta” porque está superprocesada, no tiene enzimas vivas y al ser un alimento seco, a la larga puede hacer trabajar demasiado a los riñones, causas problemas dermatológicos, digestivos, etc. Lo que nos gustaría sugerirte es que elijas ingredientes ecológicos y que si optas por comida envasada, elijas la opción húmeda y ecológica.
    Por otra parte, existen suplementos naturales que pueden ayudar a la transición a la dieta natural cruda o ligeramente cocinada, o que también pueden facilitar la iniciación en ella. Por ejemplo, el aceite de coco (antibacteriano y antifúngico) y los prebióticos y probióticos (para alimentar las bacterias saludables del intestino).

  3. Usa antiparasitarios internos y externos naturales. Existen opciones para alejar los parásitos externos (pulgas, garrapatas, mosquitos…) como internos (gusanos, tenias…) a base de ingredientes naturales que no le producirán a tu pequeño peludo efectos secundarios.

  4. Consulta a un veterinario integrativo para definir el plan de vacunación. Aunque el objetivo es, por supuesto, proteger al cachorro de enfermedades infecciosas, hay que ser consciente de que las vacunas también implican riesgos que van desde fiebre leve hasta enfermedades respiratorias y cáncer. Por eso es importante evitar la sobrevacunación.
    En cualquier caso, si el cachorro ya ha sido vacunado, se le puede suplementar reforzando su sistema inmune con suplementos naturales que combaten las posibles reacciones adversas de la vacunación.

  5. Haz que haga ejercicio, pero con moderación. Los cachorros están llenos de energía, lo sabemos, pero no es conveniente que corra o salta en exceso porque podría dañar sus articulaciones. Aumenta progresivamente el tiempo y nivel de actividad, y sobre todo haz que sean divertidas. Olvídate de tirarle la pelota continuamente a tu perro porque corres el peligro de hacerle un adicto, provocándole estrés y ansiedad.
    Las caminatas cortas también son buenas, pero si comienza a sentarse, es que es hora de descansar.
    En casa también puedes ayudar a su bienestar emocional con juegos olfativos o “juguetes” naturales como la hierba gatera o valeriana en el caso de los gatos.
    Por último, al igual que de adulto, respeta su espacio y déjale dormir todo lo que sea posible. Los cachorros duermen mucho, de hecho, casi todo el día, ¡cerca de 20 horas!

    *Estos son solo algunos consejos, si necesitas la ayuda de un veterinario integrativo o etólogo, escríbenos, quizá podamos ayudarte 🙂 informacion@herbolariosoldeinvierno.es

Pin It on Pinterest

Share This