¿Cuáles son los temas a los que más tendríamos que prestar atención? Por nuestra experiencia, los tres principales problemas son los relacionados con la piel y el pelo, los de articulaciones y los referidos al comportamiento. Como consejo general, a modo de prevención, recomendamos en primer lugar alimentar a nuestra mascota con comida de calidad, libre o con el mínimo de conservantes artificiales y, si es posible, con ingredientes provenientes de cultivo y ganadería ecológica.

En lo que respecta a mejorar el brillo del pelaje y evitar su caída o caspa, las opciones son variadas, pero entre ellas figuran los suplementos de omega 3 en forma de aceite de salmón, de onagra, de lino o de cardo en forma de perlas o en líquido.

Para problemas en la piel, existen sprays, bálsamos y cremas con componentes como tierra verde arcillosa o linaza, pero el problema es mayor y la piel está dañada y hay dolor, picor e inflamación, nuestra propuesta es azufre en cápsulas. En casos muy graves de caída del pelo y picores podemos recomendar la biotina y la vitamina B en cápsulas. En el caso concreto de las almohadillas agrietadas

por el calor o el frío, aplicar extracto de jojoba, nuez de macadamia, salvia o árbol del té resulta muy beneficioso.

Las picaduras de insectos son, desgraciadamente, frecuentes, para aliviarlas existen, por ejemplo, los sprays de aloe vera. Y si nuestro peludo tiene hongos y ezcemas, podemos aplicarle, por ejemplo, una crema a base de llantén y minerales.

Otros problemas comunes son las alergias causadas por intolerancias alimenticias, ácaros, polvo, etc. Para combatir sus negativos efectos, existen antihistamínicos naturales con bioflavonoides, enzimas y minerales en pastillas. También son recomendables los suplementos con linaza, ortiga verde, manzanilla, milenrama y cola de caballo.

Los problemas en las articulaciones son, desgraciadamente también, muy frecuentes, especialmente en ciertas razas y cuando los animales son ya senior. Para ello existen los denominados condoprotectores naturales que se presentan en
cápsulas o polvo, y contienen sustancias activas vegetales como árnica, garra de diablo, harpagofito o cola de caballo.

De cara a problemas de comportamiento como el estrés, el miedo, el nerviosismo, la agresividad, etc., que suponen un gran número de las consultas que recibimos, tienen su solución total o parcial en extractos de plantas como la valeriana, la pasiflora o la lavanda. Estos se pueden administrar junto con la comida, por vía oral, o como aceites esenciales, en difusores o sprays. También es muy efectiva la opción de la terapia floral a base de las conocidas flores de Bach. Eso sí, en muchas ocasiones, para solucionar definitivamente este tipo de problemas debemos acudir, además, a un adiestrador o etólogo, y, por supuesto, revisar nuestra propia conducta y analizar su influencia en el animal.

Finalmente, en el botiquín natural básico nunca deben faltar los complejos de vitaminas, plantas y minerales que potencian el sistema inmunológico que evitan problemas digestivos, en las articulaciones y aumentan la vitalidad en general de nuestros animales. En los casos en los que haya que restablecer la flora intestinal por haber estado en tratamientos con antibióticos u en otros casos es, además, recomendable la toma de probióticos. Y si nuestro peludo ya es mayorcito, además de vitaminas y aminoácidos, la toma de oligoelementos como el magnesio, el hierro, el silicio o el potasio mejorarán notablemente su calidad de vida

Pin It on Pinterest

Share This