ENVÍO GRATUITO A PARTIR DE 50€ sin IVA – ENTREGA EN 24h (días laborables)

0 elementos
“La técnica metamórfica libera bloqueos energéticos de la etapa prenatal”, Elena Jiménez, psicóloga

“La técnica metamórfica libera bloqueos energéticos de la etapa prenatal”, Elena Jiménez, psicóloga

Ejerces como psicóloga clínica desde hace 20 años, ¿cómo y por qué empezaste a trabajar con la técnica metamórfica?

Tuve la posibilidad de hacer un curso de Técnica Metamórfica y al ir recibiendo yo misma los masajes por parte de mis compañeras, puede ir experimentando  cambios en mí y liberando emociones de una forma muy sencilla, fácil y reparadora. Empecé dando masajes a mis hijos, amigas y después ya decidí comenzar a nivel profesional,  observando que se iban produciendo cambios positivos.

¿En qué consiste realmente esta terapia?

Consiste en un suave toque de los pies, las manos y la cabeza, a modo de masaje, haciendo especial énfasis en la cara interna del pie, que es la zona refleja de la columna vertebral, el principal canal por donde circula la energía vital de la persona. Acariciando esta zona podemos liberar bloqueos energéticos de la etapa prenatal e ir iniciando una transformación en nosotros mismos.

La acupuntura: equilibrio energético

La acupuntura: equilibrio energético

 

Hablar de acupuntura es todavía para muchos sinónimo de agujas y de dolor. Lo primero es cierto, pero no lo segundo. Además, tampoco están muy claros para todo el mundo sus beneficios. En breve, podríamos definir a la acupuntura como una técnica perteneciente a la medicina tradicional china que consiste en la inserción y la manipulación de agujas muy delgadas, normalmente de acero inoxidable, en determinados puntos del cuerpo para restablecer la salud de la persona. Estos puntos se sitúan en los llamados “meridianos”, líneas de energía repartidas por todo el cuerpo, y el objetivo de su estimulación con agujas es mejorar el flujo de la energía para lograr el equilibrio y, por tanto, un estado óptimo de salud. La medicina china habla de equilibrar el “yin” y el “yang”, energías complementarias que tienen que estar en equilibrio para que el organismo también lo esté.