Los componentes básicos deben ser hidratos de carbono, grasas, proteínas, vitaminas y minerales, en las adecuadas proporciones. Por supuesto, podemos elaborar esta dieta natural ideal nosotros mismos en casa, pero en la mayoría de las ocasiones, por falta de tiempo, solemos alimentar a nuestras mascotas con comida preparada (piensos, latas…). Y no es una opción mala, en absoluto, ya que permite calcular la ración necesaria según el peso y características de nuestro animal de compañía: edad, peso, esterilización, enfermedades… Eso sí, hay que elegir bien el tipo de pienso según los requisitos anteriores: sin aditivos artificiales, de cultivo y ganadería ecológica, apta para consumo humano y que no haya sido sometida a elevadas temperaturas (100ºC) que destruyan la mayoría de sus nutrientes. Yarrah, Vollmer´s, Luposan o Naku (esta última marca la puedes comprar en nuestro herbolario o de forma online) con algunas de estas opciones de calidad.

Es cierto que pueden ser algo más caros que los piensos convencionales y que su periodo de caducidad es menor, pero los beneficios que aportan a la salud de nuestras mascotas es enorme. Con una alimentación de calidad y adecuada para cada animal en concreto, en unos pocos meses son visibles mejorías externas como unos dientes más limpios, un pelaje más brillante, menos excrementos y la mejoría o desaparición de problemas en el pelo y la piel. 

Para distinguir si se trata de productos que cumplen estos estándares, existen diversos certificados nacionales e internacionales, así que, ojo a las etiquetas 😉

 

Pin It on Pinterest

Share This