Como medida preventiva es recomendable dar probióticos a nuestras mascotas (y tomarlos también nosotros 😉 dos o tres veces al año. Con ello, tendremos mejores digestiones y, por ejemplo, menos gases. Pero, además, los probióticos son especialmente indicados en estos casos:

* Problemas  intestinales: diarreas, indigestiones, gastroenteritis, flatulencia, enfermedades inflamatorias del intestino, etc.

* Enfermedades relacionadas con el sistema inmunológico: alergias, enfermedades autoinmunes, Leishmaniasis, dermatitis, etc.

* En tratamientos con antibióticos, ya que éstos matan a los microorganismos causantes de la infección, pero también destruyen bacterias “buenas” que hay en el intestino

Entre las marcas que comercializan probióticos para animales figura Anibio, una fantástica opción en cápsulas, made in Germany y ecológica 🙂

Pin It on Pinterest

Share This