0
0,00

Blog Animal Eco

El blog de tu herbolario para animales
etologia-canina-felina

“Los perros deben olfatear y relacionarse con calma y a los gatos hay que ofrecerles a diario juegos variados”, Helena Bat, psicóloga de animales

Desde la creación de nuestro Herbolario para animales trabajamos tanto en su bienestar mental como físico. Y es que la conexión entre estado emocional y físico es clara.

Son multitud los casos de perros y gatos que enferman tras un periodo largo de estrés, a raíz de cambios importantes en el hogar como la llegada de un bebé, la muerte de un miembro de la familia o de otro compañero animal, etc. que pueden llevar a que no se preste atención al animal y, por supuesto, por abandono.

Para ayudar en estos casos, creamos la sección Bienestar emocional en nuestra web, en la que podéis encontrar productos fitoterapéuticos como calmantes naturales para periodos puntuales (fiestas con ruidos de petardos y fuegos artificiales, viajes, mudanzas, visitas al peluquero, etc). También os ofrecemos consultas de terapias naturales como las flores de Bach y la aromaterapia.

No obstante, siempre insistimos en que se trata de ayuda para ciertos periodos o para facilitar la adaptación a nuevas situaciones, pero que, en absoluto, son soluciones “mágicas” si el problema emocional es muy grave o viene de hace mucho tiempo. En estos casos, siempre aconsejamos acudir a profesionales de la etología para que valoren y traten el caso.

Como en cualquier profesión, en comportamiento felino/canino existen diversos enfoques. Nuestra recomendación es acudir a un profesional de la etología cuyo método sea holístico, es decir, que tenga en cuenta, tanto el estado emocional como físico del animal. Además, no debe centrarse únicamente en el animal, sino también (y mucho) en los humanos de su entorno. Por último, también tiene que tener en cuenta la alimentación y la ayuda que prestan las terapias naturales.

En Madrid, tenemos la suerte de colaborar con Helena Bat, con formación en etóloga y veterinaria, y que se define como psicóloga de animales. Hemos charlado con ella sobre varias cuestiones en esta entrevista:

Proporcionamos a nuestros perros y gatos lo que necesitan para vivir, es decir, comida y un lugar donde protegerse de las inclemencias climatológicas. Pero, sin necesidad de cazar y buscar refugio, ¿no se aburren?

En el caso de los perros hay dos posibilidades, por un lado, aquellos que no tienen actividades diarias que les permitan realizar conductas propias de su especie y , por otro, aquellos que están sobreestimulados. Puede ser difícil saber en cuál de estos puntos se encuentran cuando viven en ciudades, porque en el paseo se ven con muchos perritos, personas, vehículos, olores… y todo esto puede llegar a ser estresante para ellos. También cuando les llevamos a hacer mucho ejercicio, juego con pelota, por ejemplo, pensamos que hacen un ejercicio sano, pero realmente les estamos sobreexcitando y les quitamos tiempo de olfateo, de relación pausada con el entorno, que es lo que los perros necesitan.
Respecto a los gatos, evidentemente, al vivir encerrados suelen aburrirse. No podemos comparar lo que es un piso a lo que puede ser el exterior, donde ven aves, insectos, otros gatos, olfatean, eligen dónde dormir, etc. Es muy importante ofrecerles juegos variados cada día, para promover su salud física y mental. El gato es un animal doméstico y siempre necesita apoyo humano. En caso de que salgan al exterior, deben hacerlo en zonas limitadas donde podamos supervisarles en todo momento.

 

Carol es una gatita rescatada de la calle y adoptada felizmente a través de Gestión Felina Madrid

Según un estudio dado a conocer en 2021 sobre la esterilización de perros y gatos, parece ser que los perros castrados con menos de 6 meses son más propensos a sufrir dolencias en articulaciones, neoplasias, enfermedades endocrinas y problemas de comportamiento. ¿Qué opinas y qué recomiendas en este sentido?

Mi postura respecto a la esterilización se basa, más que en cuestiones físicas o comportamentales, en la prevención del maltrato que sufren los animales al ser abandonados. En 2019 se abandonaron en el estado español 306.000 animales entre perros y gatos, esto son 25.500 al mes, 850 al día, o 35 cada hora. Estamos hablando sólo de los que llegan a asociaciones, no de los abandonados en carreteras, de los que gestionan particulares o de los que mueren perdidos. Hay que esterilizar como estrategia para prevenir el maltrato del abandono. El día de mañana si empezamos a ser responsables y no abandonamos tantos animales podremos tomar otras medidas.
Algunas personas recomiendan la esterilización siempre que hay un problema en la convivencia y esto no es correcto o adecuado. Porque la gonadectomía (esterilización o castración) sí que tiene efectos sobre la conducta, pero no siempre sobre las situaciones que queremos resolver. En algunos casos los animales con ansiedad pueden empeorar con esta cirugía. Por eso es importante contar con profesionales de la etología que puedan hacer una valoración de la situación para orientar a las familias respecto a las mejores estrategias.

Entre las consultas que recibimos en nuestro herbolario para animales, abundan la relacionadas con perros reactivos, que ladran por cualquier ruido, no socializan bien con otros… ¿Cuál es tu forma de trabajar en estos casos?

En 2018 el 96% de las personas residentes en el estado español había sentido estrés en algún momento y un 42,1% de forma continuada, estas cifras han aumentado con la pandemia. Los animales que conviven con humanos son muy sensibles a nuestras emociones, los perros se ven afectados por nuestra ansiedad y nuestros miedos, lo que genera que no manejen bien situaciones en las que necesitan gestionar sus emociones, porque no se lo estamos enseñando. Les estamos transmitiendo que el mundo es peligroso (puesto que esto es para lo que nos prepara el estrés) y ellos reaccionan tal y como nuestras emociones les indican.
Para trabajarlo es muy importante ofrecer actividades de ocio saludable, evitar los focos de tensión (estresores), trabajar nuestras propias emociones y compartir momentos de calidad con ellos.
Además podemos apoyarnos en numerosas herramientas complementarias, por ejemplo, aromaterapia, terapia floral, fitoterapia (pasiflora, valeriana, CBD), nutracéuticos (triptófano, L-teanina, vitaminas del grupo B y omegas) y feromonas. Estos productos deben ir acompañados del trabajo de la familia para modificar la conducta a través de rutinas y actividades adecuadas a las características y necesidades de los animales.

Muchas de las consultas que nos hacen se refieren a cambios de conducta y enfermedades en gatos que aparecen tras una separación de pareja o la llegada al hogar de un bebé, la dinámica de la familia se trastoca y se presta menos atención al gato… ¿Cuál es tu visión de estas situaciones y qué consejos puedes dar para evitar que ocurran?

Todos los seres vivos tenemos nuestros “puntos débiles”, hay personas que en situaciones de estrés sufren de la garganta, oídos, del aparato digestivo, el urinario o el musculoesquelético por poner algunos ejemplos. En el caso de los gatos ocurre lo mismo, algunos en periodos de más tensión presentan alteraciones en las vías urinarias. Es muy importante detectarlo a tiempo, puesto que se trata de una alteración física que requiere visita a la clínica veterinaria y tratamiento. Cuanto antes se realice un diagnóstico y tratamiento, más fácil será para el gato recuperarse.
Para prevenir esta situación, lo ideal es que el gato tenga actividades diarias con juguetes (evitando el uso de nuestras manos). Elementos novedosos en el entorno que llamen su atención. Una alimentación adecuada, con abundante hidratación (varios puntos de agua y comida húmeda de calidad). Lugares para esconderse que deben ser respetados para que pueda alejarse si no quiere contacto y en los que se sienta seguro de posibles molestias.

Finalmente, ¿qué consejos darías para cuidar del bienestar emocional de perros y gatos?

Como consejo específico de cara a la adopción de cachorros, mi recomendación es que estén con su madre y el resto de la camada hasta los cuatro meses, así ya irán a un hogar, socializados y con las vacunas pertinentes. Es sabido que la separación prematura de la madre puede incrementar la probabilidad de que los animales desarrollen conductas de miedo, ansiedad o agresividad.
Y como consejo general, sobre todo, insisto en que nos pongamos en el lugar del animal y observemos su comportamiento. Antes de actuar, paremos y reflexionemos sobre lo que está ocurriendo.
Es fundamental respetar las decisiones del perro o gato, si nos buscan para recibir mimos o juego, aportémosles lo que demandan. Y si deciden que prefieren tener su espacio y realizar actividades por su cuenta, debemos ser también respetuosas con su individualidad, porque eso les hará confiar en nosotras y seremos una familia feliz.

Contacto: HelenaBat.com

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Telegram
Email
Otros artículos que te pueden interesar
diciembre 1, 2023
En Herbolario para animales hemos preparado una selección de productos naturales ideales para regalar a tu perro/a y a tu gato/a estas Navidades. Recuerda que...
noviembre 20, 2023
Niños/as, perros y gatos pueden ser una gran combinación en el hogar, pues la evidencia respalda los beneficios emocionales y físicos que esta relación puede...
0