No todo es acupuntura…

A todos nos suena la acupuntura y muchos creen que eso es la Medicina Tradicional China (MTC) sin embargo, esto no es así, ya que la MTC es mucho más. La milenaria MTC se basa en la observación y explica el funcionamiento del organismo de los seres vivos relacionándolo con elementos de la Naturaleza y el ciclo del día y de la noche. De ahí nació la teoría del Yin y el Yang, y de los cinco elementos (madera, fuego, tierra, metal y agua), a los cuales corresponden determinados órganos, vísceras, emociones, sabores, colores, etc. Entiende la enfermedad como un desequilibrio energético que debe encontrarse durante el diagnóstico para poder restaurar el equilibrio. Para ello se vale de diversas herramientas: la dietoterapia, la fitoterapia, la acupuntura, la moxibustión, la digitopuntura, las ventosas o el masaje Tui-Na.

Este enfoque sirve, lógicamente, no solo para el organismo de los seres humanos, sino también para el de los animales. De ahí que, poco a poco, sean cada vez más los veterinarios y otros terapeutas especializados en animales los que se forman en MVTC (Medicina Veterinaria Tradicional China) o, al menos, en alguna de sus técnicas.

“La MVTC considera a cada ser vivo un ente especial y único formado por un complejo sistema activo donde absolutamente todo está interconectado a través de una amplia red de canales energéticos que se distribuyen por todo el cuerpo y a través de los que circula el Qi o energía vital”, explica Montserrat Peinado, veterinaria con veinte años de experiencia en MVTC y co-autora de “Manual de veterinaria natural”.

Los Cinco Elementos y los animales

Marita Casasola lleva ejerciendo la MVTC desde hace cuarenta años, por lo que se la puede considerar una pionera en la materia en nuestro país. Destaca que es importante conocer la energía de los animales en los diferentes apartados de los Cinco Movimientos. En este sentido, los animales más representativos de los Cinco Elementos son:

  • Madera: gato, gallina y tigre.
  • Fuego: perro, carnero y ciervo.
  • Tierra: tortuga, buey, búfalo, oso y serpiente.
  • Metal: caballo, burro, cebra y pájaro.
  • Agua: cerdo, mono y delfín.

De todos modos, esto es una clasificación muy general, ya que, cada individuo de cada especie tiene sus particularidades y podría encuadrarse en otro elemento. Por ejemplo, aunque la especie perro encuadre en el elemento fuego, las diferentes razas y circunstancias de cada perro pueden hacer que les corresponda otro elemento. Por ello, como explica el doctor en Veterinaria Vicente Calderón en su libro: “La vuelta a tu perro en 30 puntos”, habría que observar diversos rasgos para saber a qué elemento pertenece, qué emociones dominan en él, qué órganos tiene más delicados y qué comida le conviene más. Así, por lo general, los de raza Labrador, Golden Retriever, San Bernardo o Terranova cumplen las características del elemento Tierra: tranquilos, obedientes, amantes de la rutina, con tendencia al sobrepeso, etc.

Por su parte, Alba Sánchez, veterinaria integrativa y colaboradora de Herbolario para animales Sol de invierno, señala: “la frustración de ver que muchos pacientes quedaban en situaciones crónicas, con diagnósticos de enfermedades idiopáticas, es decir, de causa desconocida, sin tener en cuenta la parte emocional ni la energética, o sin otra esperanza que la eutanasia. Además, la MVTC no considera a los pacientes como órganos, sistemas o síntomas separados, sino como individuos en los que todo está interconectado y relacionado”.

Otra veterinaria, Ana del Moral, especializada en MVTC y que también colabora con Herbolario para animales Sol de invierno, explica que los tratamientos de la MVTC son mucho más “amables” que los de la medicina alopática: “no provocan efectos secundarios y consiguen muy buenos resultados en muchas ocasiones”. No obstante, recomienda que en los casos de problemas de comportamiento, las terapias de MVTC (acupuntura, fitotetapia, tuina-masaje, alimentación y ejercicio) se lleven a cabo también terapias del comportamiento en positivo. “Tuve el caso de un perrito, cruce de pastor, que había sido maltratado y tenía miedo a que se le acercara cualquier persona especialmente hombres, solo aceptaba a sus personas de acogida. En su tratamiento usamos fitoterapia y masaje Tui-Na, que le enseñé a la persona que le cuidaba. Esto, unido a los consejos y ejercicios de un etólogo, y después de tres meses de tratamiento, dio sus frutos y empezó a aceptar a gente a su alrededor y a dejar de bloquearse por el miedo”, explica del Moral.

Acupuntura: no duele y sirve tanto para prevenir como para curar

No hay que tener miedo a las agujas que se emplean para acupuntura. En el caso de los animales, porque son muy finas y durante el tiempo que el animal las tiene colocadas, una media hora, se relajan y algunos hasta se duermen. Y es que, la acupuntura, además de reequilibrar la circulación de energía del cuerpo, entre otros efectos, fomenta la capacidad curativa del propio organismo e incrementa el flujo de energía, la circulación de la sangre y la mejora actividad de los órganos. Asimismo, aunque es conocida, sobre todo, por su capacidad para aliviar el dolor (permitiendo disminuir la medicación que se emplea para combatirlo), es una técnica orientada a la prevención de enfermedades. En cualquier caso, la acupuntura está recomendada por la Organización Mundial de la Salud para el tratamiento de 43 afecciones. Algunas de ellas son: osteoartritis, displasia, epilepsia, úlcera gástrica, alergias, dermatitis crónicas, cushing, diabetes, hipotiroidismo, hipertiroidismo, ansiedad, depresión, incontinencia, cistitis recurrentes, asma, problemas oculares crónicos, insuficiencia renal, etc.

Busca recuperar el equilibrio en todo el organismo, pero es, sin duda, muy útil en problemas musculoesqueléticos, como las displasias, o como parte de la rehabilitación postquirúrgica de cirugías traumatológicas. También es muy beneficiosa en problemas neurológicos por traumatismos, hernias, etc., así como en dolencias del sistema digestivo como el estreñimiento, en problemas respiratorios y en trastornos de comportamiento.

¿Masaje Tui-Na?

El masaje Tui-na es uno de los pilares de la MTC y se basa en una serie de movimientos, fricciones y estiramientos que tienen en cuenta el sistema de meridianos que recorren el cuerpo. En el caso de los animales, es beneficioso para cualquiera. El único condicionante es que el animal quiera recibirlo porque se necesita un mínimo de cooperación. Sin embargo, la experiencia de las veterinarias consultadas demuestra que poco a poco y con paciencia, hasta los animales más nerviosos se van relajando y terminan recibiendo con gusto. Además, lo bueno del Tui-Na es que es una técnica que los humanos podemos aprender y aplicar de forma básica a nuestros animales en casa. “De hecho, así es como se suelen conseguir los mejores resultados, cuando nos implicamos y practicamos Tui-Na de forma continuada a nuestro perro, gato…”, asegura la veterinaria Ana del Moral.

¿Te animas a aprender TuiNa o conocer más sobre la MVTC? Ponte en contacto con nosotros y te informaremos de próximos talleres o de nuestros servicios de estas terapias naturales para cuidar de la salud de tus animales.

Contacto: informacion@herbolariosoldeinvierno.es Tel: 649852524

Pin It on Pinterest

Share This