Si eres de los “Mejor prevenir que curar” o si cuando no te has podido librar de un constipado, no corres a por el paracetamol, sino que buscas opciones naturales, ¿por qué no haces lo mismo con la salud de tu perro o gato? Piensa que dependen de ti y eres responsable de su bienestar. Te proponemos varias formas de cuidar de su salud con alimentación y productos naturales. Son consejos sencillos y te ahorrarán muchas preocupaciones a la larga.

Alimentación equilibrada y ecológica. Seguro que te suena frase “Que tu alimento sea tu medicina” de Hipócrates, pues sigue vigente tras siglos y siglos y no solo para animales humanos. Por eso, lo más recomendable es alimentar a tu perro con lo que le corresponde biológicamente, es decir, lo que come el lobo. Y es que, nuestros perros siguen teniendo en un 99% el mismo ADN que el lobo. Y los lobos, por su fisiología, comen carne, huesos, vísceras y algo de la verdura que tienen sus presas en el estómago. Es cierto que ya no tienen que salir a cazar y que se han adaptado mucho a otro tipo de alimentos que les damos como los cereales, pero también hay un número alarmante de perros con intolerancias alimentarias… ¿por qué será? Quizás por el exceso de alimentos procesados con ingredientes de poco valor nutricional, cereales, aditivos artificiales… Una dieta cruda o ligeramente cocinada a base de carne, huesos, vísceras y verduras es la que, en nuestra opinión, más cuidará su salud. O, en su defecto, comida húmeda o deshidratada. Eso sí, siempre ecológica, para evitar que ingieran antibióticos, hormonas y aditivos artificiales usados en la ganadería y agricultura industrial.

Remedios naturales. Ya no es necesario ir al campo a recoger plantas o tener un huerto para crearse un botiquín natural que ayude en las dolencias más habituales que sufren los perros. Cada vez hay más oferta de suplementos nutricionales y remedios herbales orientados específicamente para animales en establecimientos especializados en medicina natural para animales o en veterinarios integrativos. Son fáciles de administrar e indican, al igual que en los suplementos nutricionales para humanos, una dosificación recomendada para la prevención o alivio de las dolencias más frecuentes como son los problemas digestivos, dermatológicos o de articulaciones, la insuficiencia renal o hepática, los problemas de comportamiento etc.

Hablamos de extractos herbales, aceites vegetales o esenciales, complementos vitamínicos o minerales, flores de Bach, etc.  Algunos ejemplos son:

  • Para aportar energía extra y mantener un sistema inmune fuerte y capaz de resistir agresiones sin que el organismo enferme: suplementos a base de equinácea, hongos medicinales, vitaminas o minerales.
  • Para proteger contra parásitos. Antiparasitarios internos a base de ajo, artemisa o ajenjo que se añaden a su comida habitual. Y también collares, pipetas y aplicadores elaborados con aceites esenciales como la citronela o neem, y que mantienen alejadas a pulgas, mosquitos y garrapatas evitando las sustancias químicas que causan alergias y pueden resultar nocivas a la larga de los antiparasitarios convencionales.
  • Para problemas de pelo y piel: además de revisar su dieta, aportar suplementos con Omega 3 y 6 como el aceite de cáñamo, y plantas como la ortiga.
  • Para aliviar picores e irritaciones: vaporizadores, bálsamos o cremas con ingredientes como: tierra verde arcillosa, linaza, aceite de jojoba, nuez de macadamia, salvia o árbol del té. Para casos más graves, puede emplearse azufre, biotina y/o vitamina B. Si el problema, en concreto, son hongos o ezcemas, funcionan bien las cremas a base de llantén y minerales.
  • Dolores en las articulaciones como la artrosis: condoprotectores naturales a base de plantas como: árnica, garra de diablo, harpagofito o cola de caballo que tienen propiedades antiinflamatorias.
  • Para el estrés, el miedo, ansiedad, etc., además de acudir a un terapeuta de comportamiento canino, son efectivos los extractos de plantas como la valeriana, la pasiflora o la lavanda, que se administran en gotas junto con la comida. También un gran número de aceites esenciales (vetiver, sándalo, incienso, manzanilla, ylang ylang…). La terapia floral a base de flores de Bach ayuda mucho a superar traumas y asumir cambios.
  • Para calmar la irritación provocada por picaduras de insectos están indicados los productos que contienen aloe vera, caléndula y árbol del té.
  • Flora intestinal dañada o problemas digestivos: probióticos, aloe vera, jengibre, regaliz, menta, etc.
  • Evitar el sarro o reducirlo, y mejorar el mal aliento: algas marinas, hinojo, fragaria, menta, etc. en polvo que se añaden a las comida de forma regular. También hay chuches naturales como la piel de pescado desecada o las astas de venado.
  • Para limpiar ojos y orejas: preparados herbales en formato líquido a base de plantas como la eufrasia, manzanilla, caléndula, etc.

Si tienes dudas, contáctanos o visita nuestra tienda online.

C/ Blasco de Garay, 52 – Madrid

Tel: 649852524

www.herbolariosoldeinvierno.es

Pin It on Pinterest

Share This