Además, añade: “Desde la veterinaria convencional tratamos de solucionar esas enfermedades con antibióticos o con glucocorticoides, pero los antibióticos se vienen utilizando de manera desproporcionada e innecesaria, con lo que hemos llegado a una situación en la que muchas bacterias antes sensibles a los antibióticos se han vuelto resistentes y la antibioterapia ya no funciona como antes. Además, los antibióticos no potencian el sistema inmunitario, sino que ejercen su acción directamente sobre la bacteria, matándola. El antibiótico es bactericida, mata bacterias, sin distinción, patógenas y no patógenas. Hay que recordar que el tracto gastrointestinal es una de las primeras líneas de defensa del organismo donde viven multitud de bacterias beneficiosas para nuestra salud e imprescindibles para tener un sistema inmunitario bien regulado y sano. Por eso, cada vez que se consumen antibióticos, se arrasan esas bacterias beneficiosas. Llevo muchos años tratando animales y muy rara vez he necesitado acudir a los antibióticos gracias a plantas y frutos como la equinácea, el pomelo, el tomillo, el orégano, la lavanda, los hongos, etc. También el propóleo de las abejas es muy útil”.

 * RESERVA CONSULTAS: 649 85 25 24

 

 

 

Pin It on Pinterest

Share This