¡Manos a la obra!

El primer paso para solucionar el miedo de nuestro animal durante los viajes es determinar el motivo de su inquietud. Para ello lo recomendable es acudir a un terapeuta de comportamiento animal. La inversión en tiempo y dinero en la mayoría de los casos no será elevada y seguro que logramos resolver el problema definitivamente.

Muchos terapeutas especializados en animales se apoyan, además, en productos y terapias naturales  que ayudan a los animales a calmarse durante el viaje y a adaptarse a la nueva ubicación temporal. Algunas de ellas son:

Remedios herbales. Si el problema son las náuseas y los vómitos durante el viaje, ingredientes como el jengibre resultan muy efectivos. Si, por el contrario, se trata de miedo o estrés, existen preparados con efecto calmante a base de escutelaria, la valeriana, pasiflora, avena, etc. También los suplementos con el aminoácido triptófano resultan efectivos.

Terapia floral. Las esencias de Flores de Bach y otros sistemas florales ayudan a que nuestros animales se acostumbren a viajar y a vivir temporalmente en el lugar de destino. Para ello lo más efectivo es que un especialista teste la mezcla floral más adecuada para cada animal en concreto. Sin embargo, hay algunas esencias florales que se han demostrado efectivas en la mayoría de casos. Por ejemplo, si hablamos de mareos,  la mezcla de Scleranthus con el conocido Rescue Remedy es muy útil para atenuar la sensación de mareo. Otras flores que ayudan a hacer los viajes de nuestros animales más agradables son: Walnut, Gentian, Cherry Plum, Beech, Mimulus, Aspen y Rock Water.

Para asegurar su efectividad, hay que administrar a nuestro animal la mezcla floral, al menos, una semana antes de salir de viaje. La dosis recomendada es de dos gotas como mínimo, 4 veces al día. Puedes dárselas directamente en la boca (evitando que chupe la pipeta) o echarlas en su bebedero, mejor en agua mineral. Durante el viaje, puedes aumentar la frecuencia de las gotas. Una vez llegados al destino, hay que continuar dándole las flores para que se adapte mejor al hogar temporal.

Aromaterapia. La vía olfativa resulta también muy efectiva para calmar a los animales en situaciones que les resultan estresantes como los viajes. Durante el viaje, aceites esenciales de vainilla, ylang ylang, incienso, lúpulo, valeriana o manzanilla tranquilizarán a perros con miedo y el estrés. Al llegar al destino, también es recomendable seguir ofreciendo el aceite esencial escogido. Por ejemplo, el de hoja de violeta es muy útil en casos de miedos a los cambios y a situaciones imprevisibles. Basta con abrir el botecito para que se desprenda el aroma o también puedes usar un vaporizador. Otra opción es colocar un difusor eléctrico en la estancia donde esté más el animal.

Técnica Tellington Touch. A base de sencillos masajes, vendajes y ejercicios que logran que los animales se tranquilicen antes de iniciar un viaje.

Masaje TuiNa. Este tipo de masaje chino actúa sobre puntos de los meridianos del cuerpo y equilibra la energía. Para contrarrestar la sensación de mareo, se puede masajear con el pulgar un punto en el centro de la tripa (entre el ombligo y la parte final del esternón). Para calmar a un animal nervioso, se puede masajear, también con el pulgar, el centro de la almohadilla principal. Otro punto efectivo se sitúa en la zona de las sienes donde se puede realizar un masaje a base de pequeños círculos con el dedo índice.

En definitiva, son muchas las opciones naturales para lograr que tanto tú como tu perro disfrutéis de los viajes. De esta forma, a ti solo te queda hacer un pequeño esfuerzo en empatizar con tu peludo para entender sus necesidades y respetarlas. Con ello disfrutaréis ambos plenamente de los viajes. ¿Te imaginas a tu perro corriendo por el bosque, la playa….? ¿O a tu gato o conejo tranquilos en hogar temporal? Pues es posible con remedios y terapias naturales.

También recomendamos…

En coche, hacer paradas cada dos horas o menos. Incluso los animales más equilibrados se pueden inquietar al viajar, por lo que lo recomendable es hacer frecuentes paradas. En los viajes en avión, salvo que sea realmente imprescindible, tenemos que viajen en bodega porque les resulta muy estresante.

Acostumbrar a tu perro (o gato) a viajar de forma gradual. Primero puedes hacer que entren y salgan del vehículo sin ponerlo en marcha, y después realizar trayectos cortos para ir aumentando su duración poco a poco. Y siempre, haz que asocie cada avance con algo placentero como un paseo, un juguete o una chuche.

*Si necesitas más información sobre los productos mencionados o una consulta con un terapeuta de comportamiento animal o veterinario integrativo, visítanos en C/ Blasco de Garay, 52, Madrid o escríbenos: informacion@herbolariosoldeinvierno.es 

Pin It on Pinterest

Share This