Prevención y reducción del dolor en estas dolencias articulares en perros y gatos

  • ¿Qué son la artrosis y la artritis reumatoide?
  • ¿Cuáles son las causas de los problemas de articulaciones en perros y gatos?
  • Tratamientos naturales para dolores en las articulaciones

Lo comenzaste a notar en sus paseos, no tenía ganas de salir a pasear, iba despacio, le costaba bajar las escaleras… y las pruebas veterinarias lo confirmaron, tu perro sufría artrosis. ¿Qué puedes hacer para ayudarle evitando, además, los efectos secundarios que a la larga le pueden provocar ciertos medicamentos contra el dolor? Te explicamos nuestro enfoque, en línea con la veterinaria integrativa, para aliviar y frenar el avance de estas dolencias en perros y gatos a continuación:

¿Qué son la artrosis y la artritis reumatoide?

En primer lugar, vamos a recordar qué son la artrosis y la artritis. La artritis reumatoide es una enfermedad inflamatoria de carácter autoinmune que se caracteriza por provocar dolor y degeneración progresiva de las articulaciones. Por su parte, la artrosis (también llamada osteoartritis) está causada por el desgaste del cartílago que une los huesos y las articulaciones, también provoca dolor e hinchazón, y además pérdida progresiva de movimiento en la articulación. Sus causas pueden ser congénitas, pero lo más común es que se deba al desgaste de las articulaciones a causa del envejecimiento. Sin embargo, no todo está dicho al respecto, ya que hay investigadores de la Universidad de Stanford que apuntan a que puede ser el resultado de inflamación crónica en las articulaciones porque el sistema inmunológico libera proteínas que las dañan.

Lo que está claro es que es un problema muy extendido. Se calcula, por ejemplo, que la arthrosis afecta a entre el 2,5 % y el 20% de la población canina. En el caso de los gatos puede llegar hasta el 90%.

¿Cuáles son las causas de los problemas de articulaciones en perros y gatos?

En el perro la artrosis se suele producir por la degeneración de las articulaciones sinoviales que terminan provocando dolor en las articulaciones. También puede estar provocada por un accidente u otro tipo de traumatismo, como la rotura del ligamento cruzado de la rodilla, o ser un problema genético, como la displasia de cadera y de codo. Otro tipo de artritis, mucho menos frecuentes, están causadas por enfermedades autoimmunes.

Algunos factores de riesgo de padecer esta enfermedad está: la edad y, sobre todo, el sobrepeso causado por una alimentación inadecuada y la falta de ejercicio.

El tratamiento veterinario convencional de estas enfermedades suele incluir medicamentos para aliviar el dolor, los llamados AINE (Antiinflamatorios no esteroideos), que en muchas ocasiones causan vómitos, diarreas úlceras estomacales a los animales. Además, al ser administrados durante largo tiempo pueden producir efectos negativos sobre el estómago, hígado y riñón. Es lo mismo que nos puede ocurrir a nosotros si tomamos habitualmente medicamentos como el ibuprofeno. De ahí la necesidad de opciones naturales. Las alternativas son diversas.

El sobrepeso en perros y gatos es un factor de riesgo de la osteoatrosis

Tratamientos naturales para dolores en las articulaciones

Cada veterinario integrativo decidirá, según el caso, la estrategia más adecuada. Nosotros os ofrecemos suplementos herbales y nutricionales con dosificación indicada para prevenir y aliviar el dolor, así como alimentación ecológica. A continuación tenéis un resumen de los productos y terapias naturales más usadas en problemas de artrosis y artritis reumatoide.

Alimentación natural

Cada vez parece más clara la relación entre la comida procesada y los procesos inflamatorios, por lo que una dieta lo más natural posible, es decir, cruda, semicocinada, o cocinada, reduce mucho el nivel de sustancias proinflamatorias en el organismo del animal. Nuestra propuesta es la dieta BARF ecológica o la comida húmeda envasasa, también de producción ecológica.

Plantas medicinales y suplementos nutricionales

Existen condoprotectores naturales que aportan mayor resistencia y elasticidad a las articulaciones y tejido conjuntivo. Con plantas como el harpagofito, el árnica, la cola de caballo, la cúrcuma, la boswellia, alfalfa o la yuca que poseen propiedades antiinflamatorias. También ayudar a nutrir las articulaciones y de paso a eliminar toxinas por su acción diurética, plantas como la ortiga y el diente de león. Otros nutrientes idóneos porque aportan ácidos grasos omega-3 (EPA y el DHA) se encuentran, por ejemplo, en los aceites de linaza, así como los suplementos que contienen glucosamina, condroitina, vitamina C y MSM porque ayudan a preservar y nutrir el cartílago de las articulaciones afectadas.

Todas estas opciones son fáciles de administrar, ya que se presentan en formato líquido, en cápsula o en polvo. Simplemente hay que añadir la cantidad indicada en cada caso a la comida de nuestro perro y ser constantes para lograr que sean efectivas.

Los aceites vegetales son otra gran ayuda para aliviar dolores articulares, tanto aplicados mediante masajes como ingeridos si el animal lo elige así (según el enfoque de la zoofarmacognosis, por el cual, el animal escoge lo que le sana). En este último caso, hay que tener en cuenta que sean aptos para ingerir. En cualquier caso, algunos de los aceites vegetales más indicados para dolores articulares son los de árnica, abedul, cáñamo y lino.

Acupuntura

La acupuntura veterinaria ayuda a aliviar el dolor al estimular los nervios, aumentar la circulación sanguínea, aliviar los espasmos musculares y causar la liberación de hormonas como las endorfinas y cortisol (un esteroide natural). Es una técnica orientada que al aliviar el dolor en casos de osteoartritis o displasia, por ejemplo, permitiendo disminuir la medicación que se emplea para combatirlo. Pero, además, al buscar el equilibrio del organismo en su conjunto, es útil en multitud de dolencias como la epilepsia, el síndrome vestibular, la mielopatía degenerativa, las úlceras gástricas, las alergias, la insuficiencia renal, etc. No hay que olvidar que la acupuntura está recomendada por la Organización Mundial de la Salud para el tratamiento de 43 afecciones. Si quieres una consulta de Acupuntura veterinaria, pincha aquí.

También puede ser conveniente en algunos casos, sobre todo cuando se ha practicado ya alguna cirugía, para favorecer la movilidad tras la operación y recuperar movilidad la técnica craneosacral.

Masajes y terapia acuática

Los masajes o la terapia acuática son otras formas de terapias físicas que ayudan a aliviar el dolor. Una de las opciones es el masaje Tui-na, uno de los pilares de la Medicina Tradicional China. Este masaje se basa en una serie de movimientos, fricciones y estiramientos que tienen en cuenta el sistema de meridianos que recorren el cuerpo. Es muy útil, por ejemplo, en problemas musculoesqueléticos, como las displasias, o como parte de la rehabilitación postquirúrgica de cirugías traumatológicas. No es complicado aprender lo básico y aplicarlo en casa. De hecho, los mejores resultados se consiguen cuando nos implicamos y practicamos Tui-Na de forma continuada a nuestro perro o gato.

Evitar el sedentarismo

Un nivel de actividad adaptado a cada caso es muy importante para mantener el peso ideal de nuestro can. Por eso, incluso si tiene dificultad para moverse, hay que motivarle a hacer algo de ejercicio como, por ejemplo, dar paseos cortos con él a menudo, y jugar en casa escondiéndole premios lo que además le estimulará el olfato.

Pin It on Pinterest

Share This