“Cuando llega el otoño-invierno aparecen los resfriados, la tos de las perreras o la rinotraqueítis en gatos, y se suele recurrir a los antibióticos. Sin embargo, hay que recordar que muchos de estos procesos son víricos, las bacterias simplemente aprovechan un organismo debilitado por los virus para atacar. En cambio, si aplicamos un tratamiento basado en fitoterapia, obtenemos múltiples ventajas. Entre ellas destacaría un apoyo al sistema inmunitario, estimulándolo a luchar contra la infección, ya sea vírica o bacteriana. Pero también aportan propiedades bactericidas capaces de distinguir entre bacterias patógenas y beneficiosas, siendo su efecto mucho menor sobre las beneficiosas e incluso hay plantas tienen principios capaces de beneficiar a la flora autóctona, y, por último, un aumento de la vitalidad del animal”, señala Virginia Castedo, veterinaria integrativa y colaboradora de Herbolario Sol de invierno, para ti y tu mascota.

La equinácea, el pomelo, el tomillo, el orégano, la lavanda, los hongos o el propóleo son algunos los remedios naturales más usados y eficaces para elevar el sistema inmunitario. También la fitoterapia amazónica aporta joyas para el sistema inmune como el Pau d´arco y la Suma. Y si queremos dar aún más energía a nuestros perros, podemos hacerlo con suplementos nutricionales a base de vitaminas, minerales y aminoácidos.

Por otro lado, los perros mayores y los que sufren, por ejemplo, artrosis, se resienten mucho con el frío. En el caso de la artrosis, una enfermedad degenerativa de las articulaciones (desgaste del cartílago) que provoca dolor e inflamación, y hace que el animal se mueva con dificultades, empeora con el frío y la humedad. Por eso, si sufren esta dolencia debemos mimarles aún más en la época invernal. Así, además de alimentarles con productos de calidad y en la justa medida, para que no tengan sobrepeso, ya que sería una carga añadida para las articulaciones, podemos aliviar su dolor con antiinflamatorios naturales. Nos referimos a preparados a base de harpagofito, cúrcuma, uña de gato… en cápsulas, polvo o líquido que se añaden a su comida y no tienen efectos secundarios. También podemos frenar la degeneración del cartílago con suplementos nutricionales de glucosamina, condroitín sulfato, colágeno, ácido hialurónico, MSM, etc.

Asimismo, es muy recomendable, tanto para reforzar el sistema inmunitario como para aliviar el dolor en casos de artrosis, la aplicación de sesiones de acupuntura.

Por último, algo básico: ¡seguir los consejos que te daban tus padres de pequeño cuando hacía frío! Algunos de ellos son: abriga a tu perro para que no coja frío, sécale bien si se ha mojado y no le dejes dormir en mitad de una corriente de aire.

Todas éstas son soluciones naturales, sencillas y asequibles que harán que tu perro se encuentre bien y podáis seguir disfrutando de la vida juntos.

Pin It on Pinterest

Share This