Cómo afrontar las enfermedades renales y de vejiga en los gatos con productos y terapias naturales

  • Problemas renales y de vejiga en los gatos
  • La alimentación: clave para evitar el FLUTD
  • ¿Qué recomendamos para los cristales en el riñón?
  • El factor emocional

Problemas renales y de vejiga en los gatos

Amas a tu gato/a y crees que le estas cuidando lo mejor posible, pero últimamente has observado que tiene un comportamiento extraño: parece cansado, notas que le cuesta orinar y ha empezado a hacerlo fuera del arenero… Como siempre, te recomendamos que no tardes en acudir a un veterinario integrativo, es decir, con conocimientos no solo de medicina veterinaria alopática, sino también de nutrición natural, fitoterapia, acupuntura, etc. Así, tendrá una visión más amplia de lo que le puede ocurrir.

La alimentación: clave para evitar el FLUTD

Si el diagnóstico veterinario es que tu gato sufre FLUTD (Enfermedad del tracto urinario inferior) lo más importante es replantearse su alimentación. Tal y como nos comentan much@s client@s, el origen de los cristalitos que se forman en los riñones son causados por una inadecuada alimentación. Estos cristales dañan los riñones y por eso nuestro gato sangra al orinar. El tratamiento convencional: antibióticos, un pienso “especial” y que beba mucha agua. Fácil, ¿verdad? Ejem, estamos hablando de gatos.

Por eso, insistimos tanto en la prevención, ya que son muy frecuentes los problemas renales y del tracto urinario inferior en gatos adultos, especialmente de cristales de estruvita y de oxalato de calcio. En nuestra opinión y en la de las veterinarias integrativas con las que colaboramos, las causas son: mala alimentación y estrés. Y es que, el pienso, especialmente el de baja calidad, altera el pH urinario, mientras que el estrés principalmente que provocan cambios importantes en su rutina como mudanzas, llegada al hogar de un bebé o de otro animal, rupturas en la pareja, fallecimiento de uno de los miembros de la familia, etc. pueden deteriorar la mucosa de la vejiga, entre otros problemas.

El sobrepeso también incide mucho en la formación de cristales, por lo que no nos cansaremos nunca de aconsejar que vigilemos la dieta de los gatos que no salen de casa, que son la mayoría. No te excedas en la ración por mucho que te “presione” tu gato, evita los cereales en su alimentación y escoge chuches naturales y bajas en calorías.

¿Qué recomendamos para los cristales en el riñón?

Otros factores de riesgo son: anomalías en el tracto urinario inferior de nacimiento o por un traumatismo; infecciones, especialmente en gatos diabéticos o con otros problemas renales; cistitis idiopática (inflamación dolorosa de la vejiga) y edad avanzada.

Como os explicará el veterinario, si no hay obstrucción de la uretra (habría que hospitalizar al gato porque si no puede orinar, terminaría muriendo), el objetivo es conseguir que orine más y que su pH sea más ácido. Esto se debe a que la orina de los gatos suele ser bastante concentrada y si su dieta se basa en piensos, esto se incrementa y con ello las posibilidades de que aparezcan cristales y cálculos urinarios.

Nuestra propuesta será en primer lugar cambiar la alimentación del gato por una dieta húmeda ecológica porque el aporte hídrico favorece la limpieza el tracto urinario. Lo ideal es que realice una transición a la dieta cruda (BARF), es decir, lo más parecido que podemos proporcionarle a lo que cazaría si viviera en libertad. Sabemos que en muchos casos un cambio en la alimentación de un gato es una tarea titánica, pero con paciencia y de forma progresiva, se consigue. De verdad, vale la pena el esfuerzo por la mejoría que hemos observado en la inmensa mayoría de los casos. Si no, otra buena opción es la comida ecológica, es decir, con ingredientes de calidad de producción orgánica y sin aditivos artificiales ya cocinada o deshidratada. En el herbolario contamos con varias marcas certificadas en formato de tarrinas, latas o sobres. Por supuesto, hay que animar, además, a nuestro gato a beber más, revisando si le gusta el material de bebedero, si está colocado en un lugar adecuado, si lo que busca es agua fluyendo (hay fuentecitas)… y si aún así le cuesta, prueba a añadir un poco de agua a su comida húmeda.

Por otra parte, en muchos casos no son necesarios los antibióticos porque las alteraciones de las vías bajas en los gatos no suelen deberse a la presencia de bacterias. En su lugar, se puede emplear fitoterapia, plantas medicinales como: abrojo, el arándano rojo americano, hortensia salvaje, fenogreco, etc. Siempre, por supuesto, en las cantidades adecuadas.

Por nuestra parte, os ofrecemos diversos remedios herbales con dosificación recomendada, pero siempre recomendamos que cuando ya existe una patología acudáis a un veterinario con conocimientos de fitoterapia y nutrición natural. Y para los que disfrutáis de la felicidad que proporciona un gato sano, no os descuidéis, y pensad en la prevención, la herramienta que más cuida de la salud.

El factor emocional

Por supuesto, si tras una revisión veterinaria se descartan que los cambios en el comportamiento de vuestro gato responden a cuestiones físicas, entonces habrá que averiguar qué le ocurre a nivel emocional y un etólogo felino como Helena Bat es el profesional idóneo. Nosotras, en el herbolario, también te podríamos aconsejar en algunos casos con preparados individualizados de Flores de Bach, Aromaterapia, etc.

*Si os interesa una consulta veterinaria sobre nutrición natural felina, pinchad aquí

LAS BELLEZAS FELINAS QUE ILUSTRAN EL POST NO SUFREN FLUTD. SON PEPITA Y CHISPITA, Y LAS PUEDES ADOPTAR EN GESTIÓN FELINA MADRID.

Pin It on Pinterest

Share This